Aquí no se habla del Mío Cid, sino de "los Cid míos".

Aquí no se habla del Mío Cid, sino de "los Cid míos".
Los protagonistas de estas historias: Ramonín, Elaine y Camila (mi familia). IMPORTANTE: Ninguno fuma, y nunca lo hago cerca de ellos.

martes, 6 de enero de 2009

Hoy, una HORN

No me pude resistir a parrafrasear la famosa frase de nuestro amigo Félix al principio de sus mensajes, cada vez que presenta una de sus especiales creaciones piperiles.

Pues sí, hoy les presento una pipa tipo "horn", que fué mía los primeros quince minutos posteriores a crearla por mis propias manitas. Mi hermano se quedó con ella, luego de un fraternal forcejeo (literalmente hablando), en el que cordialmente me convenció por completo (tiene 33 años, mide 1.80 mts y pesa 80 kgs) de que a él le quedaría mejor que a mí en la boca.

Es una "horn" de verdad, pues aproveché un cuerno (de vaca, que sé por donde vienen ) que estaba reposando en un estante en mi casa natal desde finales del pleistoceno (cuando los cataplanes asolaban la faz de la tierra), y simplemente, le serré la puntita, le encastré una boquilla y ya está!!!.

Es un poco jodido fumar en ella, porque hay que levantar el mentón todo lo que se puede para que el hornillo alcance cierta verticalidad, y la ceniza no caiga al piso. Aparte de dar un poco de dolor cervical, y parecer uno muy "autosuficiente" (o medio comem......, en cubano) por tener la cabeza levantada cuando se tiene la pipa en la boca, pues nada, fuma muy bien. Se calienta a derretirse, pero con agarrarla por la boquilla, ya está...